≡ Menu




Las Ruinas Circulares: resumen, análisis, personajes, y más

Conoce esta obra del escritor jorge  Luis Borges, Las ruinas circulares, escrita en 1940, sigue leyendo nuestro articulo para que conozcas todo sobre este interesante relato.

las ruinas circulares

Resumen de Las Ruinas Circulares

Esta historia es posiblemente la más alegórica de la colección El Jardín de senderos que se bifurcan de Jorge Luis Borges. Es una historia conmovedora del proceso de creación; no solo trata asuntos de identidad, sino que también actúa como una incursión memorable en el reino de los sueños.

Tambien Le Recomendamos Ver

La historia comienza con un extranjero herido del sur de Persia que huye a antiguas ruinas circulares en el norte. Al descansar allí, descubre que sus heridas curan mágicamente, pero no se sorprende al ver esto.

Las ruinas del templo parecen haber sido coloreadas como el fuego, pero ahora tienen un color ceniza, destruido por el fuego. Coronando las ruinas hay una estatua de lo que podría ser un caballo o un tigre, hecho de piedra.

El hombre siente la obligación de dormir y encuentra ofrendas cuando se despierta, lo que significa que los lugareños “buscaron su favor o temieron su magia”. Luego comienza a trabajar hacia su objetivo de soñar a un hombre en la realidad. Entra en un sueño meditativo y concentra todos sus esfuerzos en soñar, buscando crear a través del propio proceso de soñar.

Sus sueños comenzaron como un caos desenfrenado, pero pronto cambiaron a un anfiteatro en el que da conferencias a un gran grupo de estudiantes en un estilo dialéctico. Da conferencias sobre todo tipo de disciplinas académicas, y los estudiantes intentan demostrar su comprensión con las respuestas a su pregunta.

Mientras duerme y mientras está despierto, reflexiona sobre las respuestas de los estudiantes a estas preguntas, todo el tiempo buscando el alma lo suficientemente distinguida como para ser llevada a la realidad.

Él determina después de nueve o diez noches que no se puede esperar nada significativo de los estudiantes, que simplemente lo logro porque no muestran independencia del alma. Por lo tanto, resuelve seleccionar y tutorizar solo a aquellos que plantean objeciones contra sus conferencias. Al hacer eso, reduce la multitud de estudiantes a un solo joven.

En este punto, el acto de la creación se vuelve más una prueba. El hombre primero desarrolla insomnio por la tensión y tiene que descansar durante un mes sin emprender un sueño premeditado para volver a soñar.

Tambien Le Recomendamos Ver

Luego, comienza a soñar cada parte de la juventud específicamente a través de un enfoque intensivo, comenzando con el corazón y los órganos y, finalmente, moviéndose a cada pelo de su piel. En un momento, casi destruye su creación, y Jorge Luis Borges comenta que debería haberlo hecho, pero en cambio hace un llamamiento a la estatua de las ruinas.

El dios Fuego se revela al hombre como una combinación de tigre, caballo, toro, rosa y tempestad. Él le dice al hombre que hará realidad su sueño y lo hará tan real que solo Fuego y el hombre que lo soñó sabrán de su naturaleza irreal, a condición de que el hombre instruya a la juventud en los ritos de fuego.

Él instruye a los jóvenes durante dos años y lo envía a entrenar solo en las ruinas río abajo. En este punto, el hombre se siente cansado y débil, y teme que el joven finalmente descubra, a través de sus cadenas, que no es como los demás, sino el producto del sueño de alguien.

La historia termina con un holocausto de fuego que consume las ruinas donde vive el hombre; descubre que el fuego no le hace daño y, por lo tanto, descubre que también es el producto del sueño de alguien. Te recomendamos el libro El Viejo y El Mar de Ernest Heminway.

Conoce un resumen de Las Ruinas Circulares de Jorge Luis Borges con este vídeo:

Análisis de Las Ruinas Circulares

Al final de la historia queda claro que la creación es un ciclo de hombres soñándose entre sí, entrenando el sueño en las artes del fuego y enviando al nuevo hombre soñado a las otras ruinas para repetir el proceso por sí mismo. Puedes leer también El Caballero de la Armadura Oxidada.
La creación no es consciente de sus orígenes hasta el final aparente de su existencia, cuando se encuentra no destruido por las fuerzas de la creación y la destrucción, es decir, el fuego. De esta manera, el concepto de realidad se mantiene unido por la ilusión de que los sueños son diferentes de la realidad.

Aquellos que buscan crear a través del proceso de sueño creen que son más reales que sus sueños, y por lo tanto están realizando una tarea sobrenatural al hacer realidad los sueños.

Sin embargo, esos creadores también son el producto de los sueños. Por lo tanto, solo el fuego realmente actúa como un facilitador de la voluntad: el soñador aprovecha la esencia de la realidad más de lo que trae algo original a la realidad.

La tradición surrealista explota el concepto de liminalidad: la idea de fronteras significativas entre conceptos relacionados. La vida y la muerte, la infancia y la edad adulta, el día y la noche, son todos pares de conceptos con una relación liminal.

En esta pieza, Borges identifica el límite entre vigilia y sueño, sueños y realidad; luego, cuestiona el grado en que realmente existe la liminalidad.

La realidad perceptual se caracteriza principalmente por un consenso entre las personas acerca de la existencia de algo. Borges juega con esta noción pintando la única diferencia entre los sueños y la realidad como el hecho de que los sueños solo tienen un único observador: el soñador.

El soñador puede hacer que su sueño sea tan real como él o cualquier otra cosa simplemente al querer que el sueño sea creado por las fuerzas del fuego. Sin embargo, el fuego, la fuerza que crea y destruye, representa la fuerza que nos permite crear y también reconoce que no somos más reales que nuestras creaciones. Otro libro interesante de superación interior es El Alquimista de Paulo Coelho.

Observa este cortometraje de Vídeo de Las Ruinas Circulares de Jorge Luis Borges:

Curiosidades de Las Ruinas Circulares

Esta historia parece ser una alegoría de la creación. Esta narrativa usa la alegoría para ilustrar ideas y conceptos complejos. Emplea imágenes y símbolos que son digeribles y tangibles, que aluden a cómo se crea una obra de arte, como una obra literaria.

La narración explica que crear una obra de arte es como soñar algo en la realidad, puede ser arduo y laborioso, y para nuestro protagonista lleva más de dos años y mucha angustia. Además, los artistas se preocupan por sus obras, sus hijos, tal como lo hacen los padres con su trabajo, ejemplificado por el protagonista.

Las ruinas circulares es un relato del escritor nacido en Argentina Jorge Luis Borges. Publicado por primera vez en el año 1940 en la revista de rasgos literarios Sur el mismo fue insertado en la colección de 1941 en el El jardín de senderos que se bifurcan y la colección de 1944 Ficciones. Fue publicado por primera vez en inglés en View (Serie V, No. 6 1946), traducido por Paul Bowles.

Mira con esta animación de vídeo Las Ruinas Circulares de Jorge Luis Borges:

Epígrafe de Las Ruinas Circulares

El epígrafe de la historia está tomado del Capítulo 4 de A través del Espejo y lo que Alicia encontró allí de Lewis Carroll : “Y si dejó de soñar contigo …”. Viene del pasaje en el que Tweedledee señala al Rey Rojo durmiente para Alicia, y afirma que ella es simplemente un personaje en su sueño. Si quieres conocer otro genero literario puedes leer Retrato en Sepia de Isabel Allende.

Escucha con este audiovideo el relato de Las Ruinas Circulares de Jorge Luis Borges:

Temas en Las Ruinas Circulares

La historia corta trata temas que se repiten en la obra de Jorge Luis Borges: el idealismo, la manifestación de los pensamientos en el “mundo real”, los sueños significativos y la inmortalidad. La manifestación de los pensamientos como objetos en el mundo real fue un tema en ” Tlön, Uqbar, Orbis Tertius “, pero aquí Borges lo lleva a otro nivel: la manifestación de los seres humanos en lugar de los objetos simples.

La historia también parece simbolizar a los escritores como creadores que se engendran entre sí y cuya existencia y originalidad sería imposible sin sus predecesores, un tema sobre el que escribió en otras obras como ” Pierre Menard, autor del Quijote “, otra historia corta de la Colección Ficciones de Jorge Luis Borges.

Su tratamiento de la realidad de los sueños y el libre albedrío es similar a La vida es sueño, una obra española publicada en 1635 por Pedro Calderón de la Barca.

Aquí te dejamos otra animación de Las ruinas Circulares de Borges:

Tambien Le Recomendamos Ver

Antecedentes sobre Jorge Luis Borges y Las Ruinas Circulares

Jorge Luis Borges fue escritor de ficción, poeta y ensayista argentino. Escribió y leyó en inglés y español y también estaba familiarizado con el francés y el alemán. Él es mejor conocido por sus cuentos fantásticos, en los que comenzó a concentrarse realmente después de una lesión en la cabeza y posterior envenenamiento de la sangre. Era casi como el roce con la muerte que lo liberó para escribir lo que realmente quería.

Jorge Luis Borges no era muy conocido durante su vida, ni tampoco su escritura. Aunque sus padres fueron educados y ellos eran una familia de clase media, él no tenía muchas calificaciones para un trabajo. Durante gran parte de su vida, se ganó la vida escribiendo, editando, traduciendo y dando conferencias. Escribió el Relato La Biblioteca de Babel.

Las Ruinas Circulares es una historia de fantasía que profundiza en el material de la realidad. Aunque algunos críticos han llamado a la obra terrorífica, encaja con el fondo filosófico de muchas de las obras de Jorge Luis Borges. En esta historia, como en otras, implementa la filosofía del idealismo.

La forma más sencilla de definir el idealismo filosófico es que la percepción de la realidad depende de la mente en lugar de los objetos externos. Es decir, la mente da forma a la realidad.

¿Alguna vez has intentado describir un sueño a alguien, solo para descubrir que lo que parecía perfectamente lógico mientras dormías era indescriptible a la luz del día? Eso es lo que es tratar de resumir Las Ruinas Circulares. La historia es un sueño dentro de un sueño.

En su nivel más básico, vemos a un hombre. Se lo describe de diversas maneras como “el hombre taciturno”, “el hombre gris”, “el extraño”, “el mago”, “el soñador” y simplemente “el hombre”. Nunca aprendemos su nombre.

El hombre se arrastra desde su bote hasta las ruinas de un templo circular que fue quemado. En la parte superior del templo hay una estatua que no se puede distinguir: es un tigre o un caballo.

Él procede a quedarse dormido y soñar. A lo largo de la historia, él sigue viviendo en el templo y soñando con frecuencia. En sus sueños, él está creando un hombre. Despues de fallar en hacerlo, le ruega al ícono en la parte superior del templo, y él recibe una respuesta en un sueño.

En el sueño, el dios en esta estatua le dice que se llama Fuego. Ayudaría al hombre a dar vida a su creación, y solo Fuego y el hombre sabrían que este hombre no era real. Desesperadamente, después de años de esfuerzo, finalmente logra crear a un hombre de sus sueños y hacerlo realidad.

En 1944, Las Ruinas Circulares se incluyó en la colección Ficciones  de Jorge Luis Borges. Su primera publicación en inglés fue en View in 1946, traducida por Paul Bowles.

Los temas presentes en Las Ruinas Circulares incluyen el idealismo, la inmortalidad, los sueños y sus significados, y los pensamientos que se manifiestan en el mundo tangible. Estos temas también prevalecen en las otras obras de Jorge Luis Borges, como Tlön , Ugbar , Orbis , Tertius y Pierre Menard, autor del Don Quijote.
Las Ruinas Circulares es una historia de creación alegórica. Un Extranjero Herido, que viaja desde el sur de Persia, huyendo hacia el norte a unas  antiguas ruinas circulares. Cuando llega y descansa allí, sus heridas se curan con magia, pero el viajero no se sorprende de esto.
Jorge Luis Borges nació en 1921 en Argentina. Además de ser escritor y poeta, también fue filósofo, editor, crítico, traductor y bibliotecario. Sus obras más notables incluyen  Una Historia Universal de la Infamia, Ficciones, El Aleph y El Libro de Arena. Jorge Luis Borges sintió que debería haber recibido el Premio Nobel de Literatura, pero nunca lo hizo, tal vez por sus opiniones conservadoras sobre la política, o tal vez porque aceptó un honor de Augusto Pinochet, el dictador chileno.El uso de Jorge Luis Borges de la fantasía en sus obras literarias se considera una influencia en la literatura de fantasía contemporánea.
El término “enigma borgesiano”, un término filosófico que lleva el nombre de Borges, cuestiona si el escritor escribe una historia o si la historia escribe al escritor. Originalmente, Jorge Luis Borges introdujo esta idea en su trabajo, Kafka y sus precursores.

Argumento de Las Ruinas Circulares

Del análisis de “Las Ruinas Circulares” de Jorge Luis Borges, el enigma del sueño se aborda en el sueño. Se argumenta que, como una formación inconsciente, el sueño dentro del sueño se refiere a la verdad en su estructura ficticia.Pero su formulación redoblada única pone el sueño soñado más allá de lo simbólico, lo que permite una fuerte afirmación del real. Lo simbólico y lo real se unen en el sueño dentro del sueño en función del lugar en el que un objeto pertenece en su relación con el deseo del Otro.

Las Ruinas Circulares análisis Psicológico

En la historia “Las Ruinas Circulares”,  Jorge Luis Borges ofrece una perspectiva fascinante sobre la cuestión ontológica de la causa sui. ¿Puede alguien o algo ser su propia causa? Algunos críticos han visto la historia, recogida en Ficciones (1944), como una metáfora del proceso creativo y otros como una parábola sobre la falibilidad de un Dios menos que omnipotente. 

La simplicidad de la historia entra en conflicto con las declaraciones profundas y las paradojas que propone. El epígrafe “Y si dejó de soñar contigo …” de Lewis  Carrol (Autor de Alicia en el País de las Maravillas libro) marca el tono para la llegada del “hombre gris” de un sur impreciso donde “los leprosos son raros”.

Tal inicio catapulta al lector a un entorno extraño y exótico, donde el estilo barroco y el vocabulario erudito lo sumergen en un mundo extraño al tiempo que sugieren un entorno atemporal y oriental.

La realidad se suspende y el lector está listo para lo extraño. El hombre gris establece un campamento cerca de antiguas ruinas circulares y comienza su trabajo, que es soñar a un hombre. Esta tarea, que se asemeja a una búsqueda mística, requiere que él sueñe durante largos períodos de tiempo, buscando al alumno perfecto.

Curiosamente, durante el proceso pedagógico extendido, el hombre gris ha estado obsesionado por la impresión de que todo esto ya había sucedido. Después de varias “décadas y media”, oye hablar de un hombre mágico en un templo del norte que camina en llamas sin ser quemado.

Al creerle su descendencia, le preocupa que su hijo descubra sus orígenes y se sienta humillado al darse cuenta de que no es más que el sueño de alguien. El cese de sus inquietudes llega un día en forma de hojas de fuego envolventes que devoran todo lo que lo rodea.

Como resultado de la conflagración, descubre que el fuego no afectó su carne y saca la conclusión lógica de que él también es el producto del sueño de alguien.

Desafortunadamente, el hombre gris sufre un insomnio prolongado y agudo, dejándolo incapaz de seguir soñando. Decide seguir otro método, ya que la configuración de los sueños se encuentra entre las cosas más difíciles que cualquiera puede intentar. Antes de reanudar sus labores, espera la luna llena, se limpia en las aguas del río y adora a los dioses, y finalmente se duerme.
Estas acciones místicas y rituales se basan en diversas religiones, antiguas y modernas, orientales y occidentales. El hombre gris sueña con un corazón palpitante. Desde este corazón, el resto del cuerpo se desarrolla lentamente en sucesivos sueños hasta que finalmente el corazón se convierte en un hombre completo, durmiendo dentro del sueño del soñador.
Finalmente, el joven soñado despierta y, a partir de entonces, el mago pasa dos años instruyéndole en los misterios del universo y la adoración del fuego. Cuando este aprendizaje se completa y llega el momento de que nazca el hijo espiritual, el creador-mago lo besa y le ordena al joven que se dirija a un templo distante.
Para que él nunca sepa que él era solo un sueño, el hechicero borra todo recuerdo de los años de aprendizaje. Curiosamente, durante el proceso pedagógico extendido, el hombre gris ha estado obsesionado por la impresión de que todo esto ya había sucedido.
Después de varias “décadas y media”, oye hablar de un hombre mágico en un templo del norte que camina en llamas sin ser quemado. Al creerle su descendencia, le preocupa que su hijo descubra sus orígenes y se sienta humillado al darse cuenta de que no es más que el sueño de alguien.
El cese de sus inquietudes llega un día en forma de hojas de fuego envolventes que devoran todo lo que lo rodea. Como resultado de la conflagración, descubre que el fuego no afectó su carne y saca la conclusión lógica de que él también es el producto del sueño de alguien.

Algunos estudios críticos han sugerido el paralelismo entre el mago y el proceso mágico de crear o soñar a un hijo con la situación del escritor y el proceso de creación de un texto.

A medida que el autor lucha para “procrear” o “dar a luz” a los personajes, algunos se descartan y otros se desarrollan, y finalmente aparece el producto terminado. El resultado, en algunos casos, es un reflejo del autor que a su vez tiene una relación paralela similar con su Dios (quien, Borges lo insinúa, podría a su vez tener su propio Dios, y así sucesivamente hasta el infinito). Te recomendamos la lectura El Lobo Estepario.

Escucha en este vídeo la información que da este youtuber sobre Las Ruinas Circulares de Jorge Luis Borges:

La noción de una creación soñadora de la deidad dormida se extrae de la filosofía idealista de Berkeley y Miguel de Unamuno hizo eco para los lectores españoles con su oración, “Sueñenos, oh Dios”. Aunque Borges estaba ciertamente familiarizado con las obras de Unamuno y las especulaciones de Berkeley, su enfoque carece de la angustiosa implicación personal de la primera y es más accesible que la abstracción intelectual de la última.

Borges declaró una vez que tomó la misma idea en un par de sonetos sobre ajedrez. Los jugadores de ajedrez no saben que son guiados por los jugadores; los jugadores no saben que son guiados por Dios; y Dios, a su vez, no es consciente de ser dirigido por otros dioses, y así sucesivamente.

Así como el círculo cerrado es infinito porque no tiene fin, la regresión implícita (sueño dentro de un sueño o juego dentro de un juego dentro de otro más abarcador) es susceptible de repetición infinita. De manera similar, si uno imagina círculos concéntricos en constante decrecimiento, el número que cabe dentro de una configuración circular dada se extiende a lo infinitamente pequeño.

El engreimiento central del magistral cuento de Borges alude, por analogía, al concepto de círculos concéntricos infinitos. Además, el título de la historia, con su referencia al círculo, evoca ramificaciones de la figura geométrica considerada la más perfecta por los filósofos y también considerada sagrada por muchas religiones.

El círculo como una figura mística lleva consigo una miríada de connotaciones y denotaciones.  Significativamente, como esfera, el círculo sugiere los conceptos pitagóricos y orientales del tiempo y, por ende, por extensión extiende la analogía más allá del plano espacial al temporal.

La evolución de la teoría literaria de la Fenomenología al Psicoanálisis ha producido diferentes puntos de vista y argumentos sobre cómo analizar el trabajo literario. La mejor teoría para analizar Las Ruinas Circulares, de Jorge Luis Borges, es la teoría de la Estructura y la Semiótica.

Esta teoría, dividida en varias categorías, analiza cómo se estructura el simbolismo y qué comunican dentro de una historia. El uso de metáforas, en términos de estructura y semiótica, es inherente a Las Ruinas Circulares.

Junto con su estilo de escritura, que se clasifica como Realismo Mágico, y su uso de metáforas, que están intrincadamente entretejidas en todas sus obras, Borges cree que “las metáforas son una parte integral de la memoria y el lenguaje metafórico es intrínseca y principalmente visual. “

La tragedia es sobre el aislamiento humano y la necesidad o anhelo de no estar solo se convierte en la fuerza impulsora para crear una imagen viva de él. A pesar de su aislamiento, también sabemos que no está completamente solo.

El mago es en ocasiones visitado por campesinos cercanos, que dejan comida. No es hasta el final que el narrador lo describe comunicándose a los dioses del fuego buscando un sentido de validación para su creación. Una vez que se crea la imagen, es enviado a vivir en una ruina circular cercana para vivir en aislamiento.

Ambos están aislados el uno del otro para comenzar el proceso de creación y destrucción una vez más. Puedes leer también Un Mundo Feliz de Aldoux Husley.

Mira con este interesante vídeo una reseña de estos dos relatos de  Las Ruinas Circulares y La Muerte y la Brujula de Jorge Luis Borges:

 

Dejar Comentario