≡ Menu

Cara de pan de Sara Mesa, gran novela de esta escritora

La inquietante y reflexiva novela breve Cara de Pan de Sara Mesa nos relata con una narrativa sencilla el encuentro entre dos seres que se conocen fortuitamente, pero cuyos destinos se entrelazan emocionalmente. Te invitamos a entrar al mundo de Cara de Pan.

Cara de pan de Sara Mesa

Sinopsis de Cara de pan de Sara Mesa

Cara de pan de Sara Mesa es el relato de un encuentro casual y en un lugar accidental de dos personas, que el destino ha querido reunir.

Esta historia nos presenta a sus protagonistas en su realidad particular y reconfortante. Ellos son una preadolescente, que se encuentra en una crisis de identidad y un hombre cincuentón en la madurez de la vida.

La niña comienza a faltar a clases para huir del acoso que sufre en el instituto por su apariencia física y manera de ser que no encajan con el estándar establecido. Es introvertida, gorda, con unos granos esparcidos en parte de sus brazos y, además, no tiene novio.

Fue apodada “cara de pan” por la más atrevida de las compañeras, pues, según ésta, su aspecto es tan insulso como el pan.

Cara de pan de Sara Mesa

Desde que dejó de ir al colegio, se refugia en un lugar apartado del parque el tiempo que duran las horas de clase. La novela Origen de Dan Brown nos relata una historia similar.

Un día encuentra en el mismo sitio a un hombre ya maduro con el que se pone a conversar de trivialidades, pero poco a poco se hacen amigos y confidentes, luego de varios encuentros.

Son dos seres que se salen de esquemas normal social, pues ella es niña extraña y él un viejo decadente con apariencia elegante, pero antigua, que arrastra un pasado problemático.

De estos encuentros ha surgido una realidad propia, circunscrita a sus reuniones casuales, alejados de los demás. Él le habla de su pasión por los pájaros y por la cantante de los años 60, Nina Simone. La niña le refiere sus inquietudes. La obra Un mar violeta oscuro también está cargada de emocionalidad.

Cara de pan de Sara Mesa

El hombre la llama a ella “Casi”, pues aún no llega a los catorce años, y ella le dice a él “Viejo”. Desde el mismo comienzo, “Casi” se percata de que el “Viejo” es un tanto extraño, pero su intuición le dice que puede confiar en él, aun cuando está consciente que una amistad entre un viejo y una niña no es algo normal.

Este libro Cara de pan de Sara Mesa está cargado de metáforas e imágenes evocativas, que llevan a cuestionar lo establecido.

Resumen de Cara de pan de Sara Mesa

Cara de pan de Sara Mesa nos lleva a través de las apacibles tertulias entre una preadolescente y un hombre ya mayor a reflexionar sobre temas como la necesidad de comunicación del ser humano, la soledad, el fracaso personal y el acoso estudiantil.

El quincuagenario da rienda suelta a su frustración personal por logros no alcanzados, a su aislamiento y búsqueda de comprensión, consolándose en la observación de los pájaros y en la música de una cantante de soul de los 60.

En tanto la niña cuenta sobre sus fracasos temporales, que le generan ansiedad en su difícil y dura transición a la adolescencia.

Cara de pan de Sara Mesa

Mediante el relato Cara de pan de Sara Mesa el lector siente, de alguna manera, angustia de lo que pudieran desencadenar estos encuentros, por el tiempo que pasan juntos en ese aislado lugar.

Es una angustia que salta sobre la apacible narración que hace la autora, ya que es nuestra mente la que elucubra las perversiones y malas intenciones, imbuidas en nosotros por el diario vivir, los medios de comunicación y sus noticias.

La autora no da ningún indicio de tragedia, todo queda en la imaginación del lector y deja en el aire lo que hay o puede haber detrás de la historia.

Sara Mesa

La autora de Cara de pan de Sara Mesa posee obras con una narrativa tan depurada con mensajes sencillos, pero profundos. A continuación su biografía y sus trabajos.

Biografía

Nació en Madrid, en 1976, pero se fue con su familia a Sevilla donde reside, además es periodista y cuenta en su haber con libros de cuentos como La Sobriedad del Galápago en 2008  y No Es Fácil Ser Verde en 2009.

Incursionó en la novela en 2010 con El Trepanador de Cerebros, seguida por Un Incendio Invisible en 2011 y Cuatro por Cuatro en 2013, finalista al Premio Herralde de Novela.

También ha trabajado en la poesía con obras como Este jilguero Agenda de 2007, ganadora del Premio Nacional de Poesía Miguel Hernández. Pertenece a los escritores de la antología Pequeñas Resistencias 5, Nuevas Voces del Cuento Español del año 2010.

Pequeñas Resistencias 5, Nuevas Voces del Cuento Español

Premios

La autora de Cara de pan de Sara Mesa ha merecido nominaciones y premios diversos, tales como:

  • Premio Nacional de Poesía Miguel Hernández por su obra Este Jilguero Agenda en 2007.
  • XI Edición de Cuentos Ilustrados de la Diputación de Badajoz en 2008 por el libro La Sobriedad del Galápago.
  • Sexta edición del Premio Málaga de Novela en 2011 con la novela Un Incendio Invisible.
  • Premio Ojo Crítico de Narrativa por Cicatriz en 2015.
  • Premio Literario Arzobispo Juan de San Clemente, por Cicatriz en 2017.

Además fue finalista del Premio Herralde de Novela por Cicatriz en 2012.

Otras obras de la autora de Cara de pan de Sara Mesa

Su obra está marcada por signos distintivos que la destacan dentro de la cuentística. Escribió también Cicatriz, Cuatro por Cuatro y Mala Letra, que se resumen seguidamente.

Cicatriz

La trama de esta novela nos presenta a Sonia, quien conoce a Knut en un foro literario por internet, con quien entabla un intercambio de impresiones marcadas por la extrañeza y la obsesión.

Aun cuando están a cientos de kilómetros de distancia, han podido llegar a “conocerse” y establecer una relación particular signada por atracción y repulsión.

Ella se siente atraída, a pesar de la diferencia de caracteres, por este inusitado personaje detallista e inquisitivo en sus apreciaciones y le asusta su forma de vida fuera del esquema social, ya que suele sorprenderla con inusuales y costosos regalos robados.

La protagonista siente que debe alejarse del extraño Knut, por ser tan cuestionador, conflictivo y por los delitos que comete, aun cuando le emocionan esas experiencias que él vive.

Cuatro por cuatro

Esta novela versa sobre un grupo de muchachas, quienes siguiendo las incitaciones de Celia, logran fugarse del internado Wybrany College, pero desafortunadamente son atrapadas y devueltas al mismo.

El Wybrany College es una institución destinada a hijos de familias adineradas, la cual está completamente incomunicada al mundo exterior. Según sus reglas los hijos de estas familias son los únicos que se salvarán de la descomposición social del sitio donde viven.

En el internado también estudian alumnos becados, cuyos padres trabajan en el servicio del proyecto y se les llama “especiales”.

La novela narra la interrelación entre estos alumnos, así como con los profesores y miembros de la directiva, e involucra al lector en un submundo de aislamiento y manipulación.

En un principio, se muestra el enigma que hay entre las protagonistas, transmitido por la minuciosa descripción de la autora sobre cómo se maneja el intrincado mundo relacional del instituto.

En una segunda instancia de la obra, hay una cambio de perspectiva por la aparición de Isidro Bedragare, profesor sustituto, quien se dedica a hacer recopilaciones en un diario de los extraños hechos que ocurren en el internado.

Mala letra

Esta obra recoge once relatos cortos sobre distintos aspectos relacionados con la niñez y con la escritura libre. Son historias de culpa, falta de libertad y redención, así como de súbitas revelaciones y palabras que se desdoblan.

Se presentan a niños negados a la obediencia y que se sienten solos en el proceso de crecer. También nos hablan de las jóvenes insubordinadas, con una rebeldía oculta, que pueden o no atormentarse con remordimientos y dudas.

La novela nos traslada a momentos infantiles en el que todo asombra y desconcierta. Recuerdos de cotidianidades, que se creían borradas por el tiempo, pero latentes en algún recóndito lugar del cerebro.

Estos cuentos de la autora de Cara de pan de Sara Mesa nos animan a ver la vida con la mirada de niño, a detener la prisa y observar con ojos de asombro lo que nos rodea.

Mala letra hace exaltar emociones de tiempos en los que abundaba el miedo a lo extraño y nuevo, épocas de ingenuidad y de culpas por faltas cometidas con o sin razón, que paralizaban al no saber cómo responder.