≡ Menu

Una vida prestada, la historia de una anónima fotógrafa Vivian Maier

Una vida Prestada es una obra literaria escrita por Berta Vías, en este artículo le invitamos a conocer sobre esta increíble historia que nos cuentan a través de Una vida prestada, conozca parte de ella en la sinopsis y también acérquese a la vida de Vivian Maier, su infancia, juventud, la fotografía y mucho más.

UNA VIDA PRESTADA

Sinopsis de Una vida prestada

Una vida Prestada es la oportunidad que nos brinda Berta Vías, a través de su talento de conocer  la vida de una mujer  sumergida en el silencio de la indiferencia, nos permite reconocer  a Vivian Maier  una mujer que se encontraba en la oscuridad y hace que vuelva a la luz, contándonos su historia. Quienes opinan del trabajo y de Vivian Maier y sobre su vida, indican que cada autorretrato de Vivian Maier  en lugar de contar sobre ella, hace más grande el secreto de su vida.

Vivian Maier era una mujer alta, con una contextura fuerte de huesos grandes, tenía una manera de caminar muy enérgica. Solía vestirse con vestidos o faldas y sobre estos abrigos muy amplios y un sombrero de ala ancha, con zapatos de tacón bajo, para poder caminar cómodamente. Ahora imagínenla caminando por la calles de Chicago y Nueva York, a mediados del siglo XX llevando de la mano a unos niños, porque la hoy reconocida fotógrafa era niñera.

Era una mujer solitaria, sin familia, sin hijos propios y sin una casa propia. Lo único que siempre fue suyo fue su cámara fotográfica, la cual no dejaba nunca siempre estaba con ella, en oportunidades la llevaba guindada del cuello o guardada en alguno de los bolsillos de gran abrigo.

En su andar de pisada consistente como si estuviera determinada a contar la historia de toda la ciudad, capturaba con su cámara la sonrisa  y llantos de los niños, las demostraciones de amor sutil de los amantes, las despedidas, las verdades y mentiras, su propia mirada llena de preguntas sin respuestas. Vivian Maier fue una misteriosa mujer de la que pocos conocían y que hoy gracias a una vida prestada por Berta Vías, puede contar su historia.

UNA VIDA PRESTADA

Vivian Maier

Vivan Maier nació en Nueva York en el año 1.926 y falleció a los 83 años de edad en Chicago, en realidad se conocía muy poco de la vida de Vivian Maier, hasta que hace muy poco fueron encontrados una cantidad de rollos de fotografías que fueron dadas a conocer después de su muerte, las cuales nos presentan a una extraordinaria fotógrafa.

Su vida transcurrió en el anonimato, pero definitivamente la fotografía era su pasión. Trabajaba cuidando niños, se caracterizaba por ser una mujer introvertida, solitaria que le apasionaba la fotografía, la que resguardaba de manera celosa ya que no la mostraba, era su pasión guardada como un secreto.  Se dice que tuvo una infancia triste y al parecer el descubrimiento de la vocación como fotógrafa le hacía más grata la vida, al poder ver a través de su lente otras vidas y sentirse acompañada.

Sus padres fueron María Jaussaud Justin quien era francesa y Charles Maier de origen austriaco, una buena parte de su vida la pasó en Francia. Cuando tenía solo 4 años de edad su padre se fue de la casa y las abandonó. Al quedar sola con su madre vivieron una temporada con Jeanne Bertrand, una amiga de su madre que era fotógrafa, quien definitivamente influencia el gusto por la fotografía en Vivian Maier.

A los 25 años decide mudarse sola a Nueva York, en donde para mantenerse comenzó a cuidar niños y esta fue la profesión que desarrollo toda su vida. Para el año 1.952 adquiere su primera cámara fotográfica, se muda a Chicago en donde la familia para la cual trabajaba, le facilitó un baño pequeño que utilizaba para revelar sus rollos de fotografías.

UNA VIDA PRESTADA

Sin embargo, su trabajo era en oportunidades itinerante y debía cambiar de familias para cuidar niños, así que no siempre tenía tiempo para revelar sus rollos de fotografía, los cuales se iban acumulando. La fotografía era realmente su trabajo, solo que Vivian Maier, lo tenía como una pasión, no se conoce que haya vivido de la fotografía. Con los años y la evolución de la fotografía paso de la película en blanco y negro y comenzó a utilizar la película a color, pero con los años se acumulaban centenares de ellos, que no podía revelar.

A los 54 años de edad tuvo un periodo de inestabilidad en su trabajo como niñera, lo que hacía que estuviera continuamente cambiando de familias para cuidar niños, lo que no interfería con la fotografía, pero si con la posibilidad de revelar los rollos, por lo que se acumulaban en sus objetos personales. Ya siendo una persona mayor cercana a los 70 años tuvo que guardar su cámara y hacer lo posible por mantenerse económicamente a flote.

Pasó momentos muy difíciles, sin familia, sin casa, ya siendo una mujer mayor, tuvo una caída en el hielo y golpeó su cabeza, luego de ser atendida en el hospital ya que quedo inconsciente, solicitó que le dieran el alta del hospital, pero en realidad no se encontraba del todo bien, fue ingresada en una residencia de ancianos en donde falleció cuatro meses después.

Infancia

No se conoce mucho de su niñez, solo como mencionamos anteriormente, nació en Nueva York, pero buena parte de su niñez la pasó en Francia. A los 4 años de edad su padre abandono a la familia. Sin embargo, sus primeros años transcurrieron entre Francia y Estados Unidos. Luego del abandono de su padre, su madre convivió una temporada con una amiga que era fotógrafa. Al parecer de esta convivencia surge en Vivian Maier el amor por la fotografía.

Juventud

Siendo una mujer joven decide mudarse a Nueva York, pero sola sin su madre, lo que consiguió casi de manera inmediata fue trabajar como niñera, de esta forma conseguía dinero y casa. Hizo de este trabajo su profesión, cuido niños toda su vida. Pero su pasión seguía siendo la fotografía, en la primera oportunidad la cual apareció un año después de haber llegado a la ciudad de Nueva York, compró su cámara fotográfica y de esta manera inició una vida en esta expresión artística tan compleja.

Luego se mudó a Chicago, en donde compartió su trabajo como niñera, con la fotografía. Los que la conocieron comentan que siempre cargaba la cámara fotográfica con ella y no había oportunidad que su ojo artístico no quisiera capturar una escena, que terminaron convirtiéndose en cientos de miles de rollos fotográficos, que ahora cuentan la historia de una ciudad, de mediados del siglo XX.

Fotografía

¿Cómo se descubre el trabajo de Vivian Maier?, simplemente por casualidad, esta mujer que realizó fotografía prácticamente toda su vida, nunca publicó o vivió de la misma, hoy en día se desconoce si estudió fotografía o simplemente la calidad de las mismas fue solo una cualidad innata, natural de Vivian Maier.

El no tener una vida cómoda económicamente no le permitía revelar muchos de sus carretes, pero esto no impedía que tomara fotos sin descanso y al parecer lo menos que le importaba era el resultado final. Otras de sus aficiones era la colección de libros de arte y parte de las impresiones de los periódicos.

John Maloof un cineasta y fotógrafo, se encontraba realizando un proyecto para sacar un libro ilustrado con imágenes de Portage Park de Chicago, para lo que necesitaba ubicar las fotografías que contarán la historia de la ciudad y del mismo parque.

En su búsqueda va a la subasta de un locker, en la ciudad de Chicago, en el vistazo que permiten dar para ver si ve algo de su interés, logra identificar unos cajones, papeles y algunas fotos, por lo que decide apostar. Logra comprar el locker por 400 dólares, haciendo de esta manera el hallazgo del trabajo de Vivian Maier.

Sin embargo, las fotografías de Maier no eran las que necesitaba Maloof para el trabajo que estaba realizando, pero el trabajo de este fotógrafo era realmente increíble, el mismo recogía escenas de las calles de Nueva York y de Chicago, eran años, décadas de fotografía que contaban la vida de la ciudad.

Maloof impresionado inicia un trabajo de búsqueda para hacer contacto con el fotógrafo, por lo que contacta de nuevo a las personas que subastaron el locker, estos le informaron que se trataba de una mujer anciana, este fue el punto inicial de su búsqueda, sin embargo, Vivian Maier, no tenía en sus planes salir del anonimato en el que vivió toda su vida, cuando Maloof encuentra la casa de reposo que había acogido a Maier, había recién fallecido.

Con la finalidad de recuperar algo de su dinero, comenzó a vender parte del trabajo de la fotógrafa por internet, el mismo llamo la atención de Allan Sekula un reconocido crítico, fotógrafo e historiador de fotografía por lo que contacto a Maloof, para evitar continuara dispersando la colección. Maloof reconoce el valor del trabajo realizado por Maier, por lo que inicia un trabajo de investigación, recuperación y protección del archivo de Vivian Maier.

Dentro de su trabajo inicia a realizar y repetir las fotografías de Vivian, incluso con el mismo tipo de cámara utilizada por la artista, con la intención de conocer su trabajo. Logró rescatar otra cantidad enorme de material cuando contacta a una de las familias con las que vivió Maier en sus últimos años.

Ellos estaban por botar dos cajones de negativos, rollos de fotografía, recortes de periódico, entre otras pertenencias de Vivian Maier, los cuales fueron entregados a Maloof. Los negativos estaban identificados con la fecha y sitio en donde había capturado las escenas. De las primeras cosas que surgen del trabajo fotográfico de Maier es la consistencia del mismo, tanto en las elecciones temáticas como estéticas, para los que conocen de fotografía saben que este es uno de los retos más importantes para los fotógrafos.

Es posible que la escasez de recursos de la época ayudará a este resultado, pero  adicionalmente Vivian Maier era una mujer sobria en sus contenidos y consistente en su temática.  Su fotografía inmortaliza la vida urbana con un marcado tinte humanista, también resaltan los autorretratos. Una de los factores a favor para realizar su trabajo es que en las calles de Nueva York y Chicago, las personas se dejan fotografiar sin mucho problema, es posible que mucha gente no le prestaba atención lo que era favorable para su trabajo de fotógrafa.

En referencia a los autorretratos, son identificados como de tipo firma, es decir, que apenas se puede identificar en donde se encuentra la fotógrafa, otras son huellas como en donde aparece solo la sombra de Maier. Lo curioso es que a pesar de lo discreta que era con su trabajo, elige mostrarse a sí misma.  No hay duda que Vivian Maier le gustaba verse a sí misma y en sus autorretratos  no se mostraba estilizada, dramatizando o como un personaje, era una especie de auto-exploración del ser, lo que se encuentra muy en la línea con los autorretratos de Rembrandt.

La técnica utilizada por la artista es impecablemente afinada, sus imágenes se encuentran en foco, no hay vibrados, perfectamente expuestas, la luz es un trabajo muy sobrio, en el que se debe resaltar la ausencia de todas las ayudas y automatizaciones que existen hoy en día que permiten corregir los errores. Por lo que debemos resaltar no solo el tema sino la calidad técnica del trabajo realizado por Maier.

Resumen de Una vida prestada

Berta Vías publica una novela llamada Una Vida Prestada de ediciones Lumen, en la que no cuenta la biografía de Vivian Maier, la ahora famosa fotógrafa estadounidense, se trata de una novela en donde la escritora se imagina cual hubiera podido ser la vida de esta enigmática fotógrafa y niñera. Una Vida Prestada nos lleva a través de conversaciones inventadas entre Maier y los niños que cuidaba, nos ayuda a comprender el motivo por el cual Vivian Maier no quiso publicar sus fotografías.

Una espía sin sueldo, una artista sin público, una mujer solitaria, con una vida que llenaba de hijos que no eran suyos, una mujer que se escondía de sí misma, pero siempre está mirando y mirándote. Su silueta captada en todas partes y en ninguna, porque estabas sin estar, como si no tuvieras vida y tu nombre no importará.

Hoy a través de las páginas escritas en Una Vida Prestada, podemos imaginar la vida de esta increíble artista que se aparto del éxito, no sabemos si por temor a él  o por temor a no tenerlo. Hoy en día a través de esta maravillosa novela escrita por Berta Vías Una Vida Prestada, nos permitimos imaginar como era su vida, esa que oculto celosamente siempre, pero que dejó para que otro la descubriera.

Berta Vías

Berta Vías Mahou es una escritora española, que ha participó en excavaciones arqueológicas en Austria y podrá parecer algo extarño, pero este era su sueño desde niña y lo ha cumplido. Hasta la fecha a publicado relatos, reseñas y novelas, en donde una de ellas es “Una Vida Prestada”. Su primer libro se titula Galería Sexual. Retratos Femeninos, el cual fue publicado en el año 1.994, pero no con el nombre de Berta Vías sino bajo el pseudónimo de Roberta Bookworm, aunque se presenta como traductora de la obra.

Desde entonces, ha publicado novelas para adultos, novelas juveniles, relatos y reseñas de literatura alemana en varias revistas y periódicos españoles y se mantiene activa, como escritora y como traductora de alemán.

Biografía

Berta Vías nació en el año 1.961 en la ciudad de Madrid, España es licenciada en Geografía e Historia, con especialización es en Historia antigua, también es traductora de alemán. Parte de su vida la pasó en Alemania y cuando retornó a Madrid, estudió en un colegio alemán. Su sueño de infancia era ser arqueóloga, comenta que desde los ocho años era su sueño y por ello estudio Geografía e Historia y se especializó en Historia Antigua.

Antes de terminar la carrera ya trabajaba, pero hubo un tiempo en que se quedo sin empleo, así que decidió estudiar un máster de Traducción, para sacar provecho al idioma alemán. No siempre fue escritora, realizó trabajos en campañas de excavaciones arqueológicas, específicamente en Enns, Austria, también de azafata en congresos y trabajo en la secretaria de dirección.  Como traductora, ha trabajado para la galería de arte Helga de Alvear, de Madrid, a quienes ha realizado traducciones de novelas y se ha encargado de la edición.

Otras obras

A partir de su primera publicación se sucedieron otras obras entre las que se encuentra la novela para adultos titulada “Leo en la cama”, publicada por la editorial Espasa, en el año 1.999, sin embargo, ya había publicado las novelas de corte juvenil  “Catorce gotas de mayo” publicada por la editorial Anaya en el año 1.998 y “Fuera del alcance de los niños” en el año 1.999. Luego en el año 2.000 realizó su primer ensayo dirigido a la mujer en el mundo de la literatura el cual se titula “La imagen de la mujer en la literatura”.

También se encuentra entre sus obras Ladera Norte publicada por la editorial Acantilado en el año 2.001, repite en el año 2.008 con la misma editorial y publica “Los pozos de Nieve”, en el 2.010 “Venían a buscarlo a él”, en el 2.015 Yo soy el Otro, la cual fue traducida al francés en el 2.017. Luego con editorial Lumen publica “La mirada de los Mahuad en el año 2.016 y la increíble “Una vida Prestada” en el año 2.018. Los relatos y reseñas que ha escrito forman parte de revistas y periódicos españoles. Su trabajo como traductora involucra ediciones, traducciones de novelas y prólogos de cuentos.

Premios

Berta Vías ha sido galardonada en varias oportunidades, dentro de las distinciones se encuentra el Premio a Mejor Libro del Año, otorgado por la librería Sintagma, en el año 2.008 por su obra “Los pozos de nieve. También el Premio Dulce Chacón de Narrativa en el año 2.009 y en el 2.011 con “Venían a buscarlo a él” con la que quedó también como finalista en el Premio Crítica. También ha sido galardonada con el Premio Torrente Bellester por su novela “Yo soy el Otro” en el año 2.014.

Si este artículo ha sido de su agrado le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que le recomendamos a continuación: